Diagnóstico a la calidad de la educación científica

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Actualmente si bien existen jóvenes participando en iniciativas científicas a nivel nacional, son un número reducido y que finalmente al ingresar a la universidad, optan por otras carreras no científicas o terminan desertando de aquellas relacionadas a ciencia. Creemos que esto se debe principalmente a la formación entregada en la etapa escolar, que no logra motivar lo suficiente a los jóvenes por involucrarse en estos campos por ser considerados difíciles o poco interesantes al momento de desempeñarse en el mundo laboral. Por lo mismo consideramos fundamental que el estudiante Universitario maneje estas situaciones, y que incluya dentro de su posterior formación profesional como científico, la responsabilidad de difundir las ciencias entre la ciudadanía y especialmente entre la población más joven.

Principales problemáticas identificadas:
• Valoración de las ciencias por parte de los estudiantes de enseñanza básica y media.

En este ámbito existen dos posturas:

1.Existe una baja valoración de los jóvenes por el ámbito científico, esto debido principalmente a 3 factores:

a. Consideran que las materias científicas son muy aburridas

b. No les agrada tener que seguir estudiando indefinidamente

c. Piensan que las materias de ciencia son muy difíciles

2. Si bien la valoración es baja, existe alto interés de los estudiantes por conocer cómo funciona el mundo y como se describe mediante la ciencia.

Desactualización de metodologías y prácticas educativas respecto a la realidad el siglo 21

 

Muchos autores postulan que se está viviendo un cambio generacional y cultural a nivel educacional que requiere urgentemente la actualización de las actuales metodologías educativas propias del siglo 20 y que no se condicen con la realidad de un siglo 21 globalizado, interconectado y en constante cambio.

Algunas hipótesis son:

  • No se está atendiendo de forma eficiente a los jóvenes en consideración a las distintas formas de aprendizaje que estos pueden poseer (auditiva, visual, kinésica).

  • En relación al punto anterior, el modelo educativo actual limita la forma en que el estudiante adquiere el conocimiento y no está haciendo uso de las múltiples herramientas educativas que actualmente son mucho más accesibles que en épocas anteriores. (reorientación y potenciamiento de actividades experienciales en laboratorios, talleres, intervenciones, herramientas TIC, y otros al momento de apoyar la labor docente).

  • La estructuración curricular horaria adolece de un sentido científico práctico y concreto. Pareciera ser que la jornada escolar completa no está cumpliendo con las necesidades educativas actuales y carece de espacios de motivación y exploración científica quedándose tan solo en la preparación de evaluaciones estandarizadas como el SIMCE y PSU.

  • Se identifica un excesiva carga de trabajo en el profesional docente, que además de dirigir la experiencia educativa, debe cumplir con una serie de responsabilidades administrativas que cohartan la dedicación y profundización de entrega de conocimientos en lo teórico y práctico.

Esto se ha intentado subsanar mediante actividades extraprogramáticas como talleres y capacitaciones, pero representa un aporte limitado a un público muy reducido (al ser estas opcionales) y al impartirse fuera de horario de clases e incluso en vacaciones. Desaprovechando el impacto de estas en la percepción de los jóvenes sobre la ciencia y su vinculación con la vida real.

  • Apoyo al desarrollo científico formal e informal en etapas de pre grado, que impactan en la labor del profesional de postgrado a nivel de investigación, desarrollo y promoción de las ciencias

• Este aspecto hace principal hincapié en la baja participación de estudiantes de pre grado participando en áreas de investigación científica e iniciativas de ciencias aplicadas con vinculación al público general.

  • Esto se puede deber a 2 factores:

  • Desinterés por parte de los estudiantes en participar de estas experiencias, sin ver en ellas el potencial de aproximarse desde el pregrado a investigaciones lideradas por docentes dentro de su universidad, Así también como de iniciativas estudiantiles orientadas a aplicar el conocimiento adquirido en etapas tempranas de la educación superior.

• Esto puede tener directa relación con la motivación entregada en etapas iniciales del ámbito escolar.

• Esfuerzos insuficientes por parte de investigadores e instituciones educacionales para potenciar la participación en este tipo de actividades como un elemento importante en la formación de futuros profesionales. Adicionalmente, el sistema no incluye formalmente en la formación académica estas etapas de exploración e indagación científica.